La CEL presenta su segundo estudio sobre la economía sumergida en Lanzarote

0
242
Estudio economía sumergida

Se han analizado el empleo y los costes laborales de 319 empresas de Lanzarote.

La diferencia entre los tipos de contrato marcan las divergencias entre los costes laborales de Lanzarote y Canarias.

Dentro del proyecto “Emerge 2017”, subvencionado por la Consejería de Empleo del Cabildo de Lanzarote, la CEL presenta la segunda parte del estudio contra la economía sumergida: “Aproximación a la economía sumergida en Lanzarote: un análisis de datos empresariales”.

En 2016, la Confederación Empresarial de Lanzarote llevó a cabo un estudio sobre la economía sumergida en la Isla. Entre sus principales conclusiones, señalaba que el 58% de la población conocía alguna persona que trabajaba sin contrato y/o alta en la Seguridad Social, y, que aproximadamente la cuarta parte de los encuestados había trabajado alguna vez de este modo. En este ejercicio 2017 la CEL ha llevado a cabo un estudio, subvencionado por la Consejería de Empleo del Cabildo de Lanzarote, en el que el análisis se ha realizado desde las empresas.

La novedad del estudio radica en la utilización de una fuente poco empleada, el número de trabajadores ocupados y de los costes laborales que declaran las empresas personas jurídicas con domicilio fiscal en Lanzarote en sus memorias y cuentas de resultados depositadas en el Registro Mercantil. Las 319 empresas de la muestra representan cuantitativa y cualitativamente al conjunto de empresas personas jurídicas de Lanzarote y suponen el 12% del empleo total y el 15% del empleo por cuenta ajena de la Isla. La información aportada en las memorias y balances de las empresas de la muestra permitió unos resultados con un nivel de confianza del 95% y un margen de error del 5,15%.

Se han empleado las cifras de trabajadores ocupados, así como los datos de sus costes laborales, para contrastarlos con la evolución seguida por esas mismas variables a nivel insular y canario obtenidas de otros registros oficiales (ISTAC, Seguridad Social, Servicio Canario de Empleo, etc). Analizando si presentan trayectorias paralelas, o al menos en el mismo sentido; o, por el contrario, dibujan sendas divergentes que podrían estar señalando la posible existencia de trabajo oculto.

Por lo que respecta al número de personas contratadas, la trayectoria seguida por el empleo en las empresas de la muestra es muy similar a la seguida por los empleos totales registrados en Lanzarote. Presentan un grado de correlación muy elevado, pese a que en la evolución del empleo total en Lanzarote inciden también las estrategias empresariales de las personas que trabajan por cuenta propia o las empresas que no tienen domicilio en esta isla, así como el sector público, que no siempre rige sus contrataciones igual que la actividad privada.

En cuanto a los costes laborales, mientras que en Lanzarote se apuntan un aumento cercano al 7% entre 2008 y 2015, en el caso de Canarias el alza se limita al 4,5%. Otro resultado relevante es que, pese a lo anterior, los costes laborales en Lanzarote son inferiores al promedio de la Comunidad Autónoma. Si en 2008 estaban un 13,1% por debajo, en 2015 la distancia se había reducido al 11,0%. Entre las razones que permiten explicar esa diferencia en la cuantía de los costes laborales está que en Lanzarote hay más contratos temporales, más contratos a jornada a tiempo parcial y más contratos en los grupos de cotizaciones más bajos que la media del Archipiélago

En conclusión, dada la similar trayectoria en el empleo y el hecho de que las diferencias en los costes laborales sean explicables por las divergencias en las tipologías contractuales, habría que buscar en otro tipo de entidades, o en el análisis de otras variables (prolongación de la jornada laboral por encima del contrato, etc), la posible existencia de trabajo oculto.

Puede consultar el estudio aquí.